07 de marzo, 2018 · Tecnología · Comentar ·

Algo pasa con Vero

                Vero la nueva red social

La (no) nueva red social Vero lanzó una campaña de marketing a mediados de febrero, que la ha puesto en boca de todos. Gracias a la cual, ha acumulado: nuevos usuarios, descargas y titulares en medios. Pero parece que no es Vero todo lo que reluce. Un poco de historia: Vero nació hace menos de tres años, se presentaba como una red social pura, es decir: que (siempre según sus responsables) primaban las relaciones sociales entre los usuarios, sobre todas las cosas.

La red de marras parece que fue adoptada, sobre todo, por: cosplayers, fotógrafos profesionales, maquilladores, tatuadores… todos ellos interesados en que sus fotos se pudieran ampliar de manera fácil y que los detalles de esta pudieran ser apreciados, pero no ha sido hasta el 2018 hasta que no ha “despegado”. ¿Y esas comillas? Pues porque el vuelo de Vero no parece tal. Las descargas han bajado tanto durante los últimos días, hasta el punto de encontrarse ayer en el número 84 del ranking de Google Play, hoy 07 de marzo del 2018; no se encuentra ni en los 100 primeros puestos.

¿Los motivos? Supongo que muchos, pero el principal: los problemas que acarreó durante los primeros días de este “boom”. Sus servidores no estaban preparados para tanta cantidad de usuarios en tan poco tiempo. El tiempo para cargar un post, ya fuera foto, enlace o lo que fuera, era en algunos casos una broma pesada. Algunos medios también apuntan al “misterioso y oscuro pasado” de la red, aduciendo datos interesantes como que, su CEO, Ayman Hariri; ha estado envuelto en asuntos turbios como: la demanda colectiva de 30.000 trabajadores de una constructora de Arabia Saudí, o que el equipo de la red social está mayormente integrado por trabajadores rusos afines a Putin; como si al usuario medio de redes sociales le importasen datos de este calibre. No, la bajada real de la red apunta a otras causas que trataré de dilucidar.

Y es que, ya estoy en Vero y paso a explicaros lo mejor y lo peor.

Empecemos por lo malo para no salir con tan mala impresión después de leer esta entrada.

1º Parece un paisaje de las primeras sagas de Resident Evil: ¡Parece que no hay nadie! Es frustrante publicar algo y que parezca que lo haces para… nadie. Posteas y parece que va a aparecer el típico estepicursor de los films del “lejano oeste”.

                       Vero la nueva red social

2º No hay manera de importar contactos de otras redes, como hace Instagram con Facebook, o al menos yo no lo he encontrado. Esto es normal, hasta cierto punto, recordemos que Instagram lleva siendo gestionada por FB hace tiempo y Vero no tiene ninguna otra red asociada.

3º Lentitud al tratar de cargar contenido, a fecha de hoy parece que se ha subsanado.

4º Interfaz algo enrevesada al principio, si bien es cierto que una vez superados los primeros pasos; se hace sencilla. Pero la primera impresión, en estos tiempos que corren, es la que cuenta.

 

Lo mejor:

1º Al contrario que Instagram, se puede poner un enlace en tu post, lo que es bastante útil, si, por ejemplo, quieres poner la dirección de tu página, además de los hashtags de rigor.

                 Vero la nueva red social

2º No es necesario recortar la imagen a compartir, como en Instagram. Por lo tanto, si quieres compartir tus fotos con encuadres verticales, no tendrás que recortar o poner un incomodo marco. Esto es algo que los fotógrafos profesionales y usuarios avanzados, apreciarán.

 

3º Puedes compartir, además de imágenes, música o vídeos.

 

4º No meten publicidad, ya que la aplicación (dicen) será de pago en el futuro, para los usuarios que no han optado por la “maravillosa” (ironía on) oferta de descarga gratis de estos últimos días. Y no prioriza los posts por likes o tráfico, como hace Instagram, es decir: ves las actualizaciones de tus contactos por riguroso orden de tiempo, y tus contactos ven tus actualizaciones de la misma manera.

 

Conclusión: ¿hacía falta una nueva red social? Pues no lo sé, pero es verdad que Instagram está limitada para depende de qué cosas. ¿Logrará hacer sombra a Instagram, la principal red con la que aspira a competir? Difícil, sobre todo si no consigue subsanar algunos de los puntos negros que tiene en contra. ¿Logrará estar entre las cinco redes más usadas o se quedará en Google Plus? El tiempo lo dirá, pero el tiempo, en el frenético mundo de las redes, no es lo que era, lo que hace cinco minutos era “cool”, no sabes si en media hora va a pasar a ser rancio. Yo mismo no sé si estoy escribiendo esto y cuando termine, la red seguirá existiendo.

 

 

Ver anterior | reciente

Últimas entradas